miércoles, 29 de diciembre de 2010

La Triple Huelga


Navegando por syti.net, web curiosa donde las haya, me he reencontrado con esta destacable iniciativa, y me ha parecido fetén, sobre todo en un momento como ahora en el que informadores y desinformadores te llenan la cabeza de mierda y acabas por no saber ni dónde tienes la mano izquierda. Entre personalidades de la inefable MTV como Billy Corgan denunciando los chemtrails en un concierto (sin descartar a Beck, que hizo lo propio recientemente), teorías metaconspiranoicas, lo menos, que acusan a Wikileaks de ser un falso frente rebelde orquestado por la CIA y el bajón de saber que entre tanto la fascista Ley Sinde no ceja en su empeño por convertir nuestro querido y libre internet en una segunda caja tonta, creo que iniciativas como ésta son de vital importancia. Al menos para darse a conocer, para propagar y hacer llegar a la base de la pirámide como mera opción, porque son conceptos básicos que apuntan a amenazas fehacientes y palpables. Aquí no hay interés oculto ni engaño, los únicos perjudicados son los estratos superiores del sistema, y eso nunca puede ser nocivo.
Además es una opción individual y permanente en el tiempo, que acoge la participación de nuevos individuos en cualquier momento, y no es precisa su intercomunicación; tan sólo conocer el concepto.

"Estas 3 huelgas son de carácter individual. Puede comenzar a participar desde ahora, y es usted mismo quien decide parar, cuando estime que los cambios que usted desee hayan tenido lugar. Es un movimiento de resistencia individual, sin organización centralizada, basado sobre la inteligencia y el libre arbitrio de los participantes.
Las 3 huelgas corresponden a tres niveles de compromiso creciente. Cada nivel es más poderoso, pero pide también mayores esfuerzos que el anterior. Puede usted participar solo a un solo nivel, a dos niveles, o bien a los tres. No esta obligado tampoco a empezar por el primer nivel.
Cada nivel implica 2 objetivos: un objetivo de preservación individual, y un objetivo de lucha contra las empresas, cortando su "aprovisionamiento" en recursos financieros y humanos.
En fin, estas 3 huelgas son mundiales, porque la guerra de las empresas contra los ciudadanos es también una guerra mundial que requiere una reacción y una respuesta mundial."
El primer nivel es la huelga de publicidad. Estoy seguro de que muchos de los que me leen ya casi la realizan de modo iconsciente (cambiar de canal cuando llegan los anuncios) o directamente ni ven la tele. Puede parecer una tontería, y puede parecer que seleccionamos inteligentemente aquellos mensajes publicitarios que de verdad nos interesan, pero no hay que olvidar aquello de las necesidades creadas. Para problemas menores que no soy capaz de identificar, es preferible no conocer las innecesarias soluciones propuestas. Porque éstas convertirán nuestro inapreciable problemilla en un problema hecho y derecho, y con esto juegan los gurús del marketing:

 1  La huelga de la publicidad

"Acción: zapping, cambiar de canal, cortar el sonido o bajar el volumen de la Tele en cuanto la publicidad se difunde. (Cortar el sonido es un medio simple y muy eficaz para reducir completamente los efectos idiotizantes y condicionantes de las publicidades)
Objetivo defensivo: impedir a las empresas y su publicidad de « llenar y ocupar » el espacio de su cerebro y de lograr su trabajo de condicionamiento mental, infantilización y manipulación.
Objetivo ofensivo: privar a las empresas de su poder de incitación al consumo y poner fin a su manipulación de nuestros deseos y de nuestros sueños."

El segundo nivel es consecuencia directa del anterior. A menores necesidades infundadas a través de la publicidad, menor consumo innnecesario, lo que nos lleva  menores necesidades adquisitivas, colocándonos en una posición más ventajosa a la hora de negociar condiciones laborales. No supone ningún misterio que plantearnos un determinado nivel de vida nos hace esclavos de un trabajo que no siempre es el más agradable. Que se lo digan si no a mi jefe, y a todos esos subnormales pluriempleados que sin cinco míseras horas libres al día se consuelan yendo de mierda en mierda a lomos de un carraco a la altura de sus expectativas. Muy interesante lo que se dice acerca del círculo vicioso de la infelicidad provocada por el sistema económico y las compras de compensación:

 2  La huelga del consumo

"Acción: Hacer huelga del shopping (de las compras). Consumir lo estrictamente necesario, boicoteando sistemáticamente los productos de las grandes empresas, en particular, cuando se trata de productos fabricados por esclavos en las fabricas "relocalizadas" en el tercer mundo.
Objetivo defensivo: Limitar sus gastos, intentar ahorrar dinero, y ser lo mas libre posible evitando ser esclavo del sistema económico, rompiendo el circulo vicioso del trabajo que genera stress, que genera compras de compensación, que convierte el asalariado-consumidor aun mas esclavo obligándolo a aceptar cualquier trabajo por cualquier tipo de salario para poder pagar una cantidad enorme de gastos inútiles y de créditos.
Objetivo ofensivo: Prohibir a las empresas de sus recursos económicos, hundiendo sus cifras de negocios y sus utilidades."
 
Por último y en absoluto menos importante, llega el último nivel, el más divertido, ese que muy pocos están dispuestos a ejercer pero que realmente tiene un gran potencial para cambiar el mundo: la Huelga de Natalidad. El concepto es simple y de una lógica aplastante: hasta que no viva en un sistema que me permita disponer de tiempo para educar a mi hijo como a una persona, no tendré hijos. Es más, hasta que no viva en una sociedad que me merezca algún tipo de aprecio y/o respeto, no tendré hijos que tengan que sufrirla. La pamplina de la necesidad biológica no está del todo demostrada (bueno, los intentos conceptivos sí lo son, pero algunas generaciones sabemos cómo sabotearlos) y mucho de lo que tenemos en la cabeza sobre maternidad y paternidad es farfolla divulgativa. El concepto se muestra en la web de un modo más orwelliano:


 3  La huelga de la natalidad

"Acción: Dejar de concebir niños y niñas, hasta que el mundo mejore para poder acogerlos.
Objetivo defensivo: Evitar a nuestros hijos convertirse en esclavos sobre el planeta-basura que no podrá ofrecerles condiciones de vida decentes para el resto de sus existencias. No ceder a la tentación egoísta de "tener » hijos, pero pensar antes en el futuro que les espera.
Objetivo ofensivo: Prohibir a las empresas de sus recursos humanos, cortándoles de su aprovisionamiento de nuevos esclavos."


 Por último, se nos habla de los colores que simbolizan cada uno de los niveles de huelga y de la necesidad de difundir el mensaje y mostrar el disco o discos de color que se esté practicando, lo cual ya veo más cosa de cada uno.
En fin, no se diga que no difundo propuestas para empezar el año!

6 comentarios:

Doctor Zayus dijo...

En la reducción de consumo hay que evitar tirar de trajeta de crédito y pagar en efectivo la mayoría de cosas. Aquí en mi curro hay peña que paga con tarjeta una comida de menos de 10 euros, con lo cual dan una comisión que engorda a los bancos.

Bancario Sectario dijo...

La comisión es pequeña, pero sí es cierto que hay que huir del uso de la compra a crédito; esta tarjeta está diseñada para descontrolar completamente el gasto y tentar al consumidor con unos fondos "extra" ficticios.

Anónimo dijo...

A la vista de su encomiable post, tal vez le interese echar un vistazo por aquí:
http://www.letra.org/spip/
No tema, mo le van a vender nada.

Bancario Sectario dijo...

Sí, había pasado por aquí en más de una ocasión, consumehastamorir.org, página de fenómenos, dicho sea de paso. Por cierto, que acabo de darme cuenta de que han editado un libro descargable; bajando!

Marialgo dijo...

Por eso yo odio las épocas de "REBAJAS", y alucino con algunas de las frases típicas de esta época como..."Esto no lo necesito, pero es que estaba a 4 €, y por si las moscas me he pillado 2."... ¬_¬U.. nunca lo entenderé y eso que soy mujer.

Bancario Sectario dijo...

Con las rebajas pasa algo curioso, y es que te ves en medio de la tienda frente a una mesa con una montaña de mierda arrugada rodeada de bonita ropa de temporada colgada en perchas que NO está rebajada. Además, aparecen esas criaturas con actitud chatarrera, escarbando entre los harapos, saturando los m2 de tienda y otorgando un valor económico nada despreciable al género no rebajado.